Covid-19 en Madrid: España impone un aislamiento parcial en la capital para contrarrestar la segunda ola de contagios

Internacionales

El Gobierno de España ha impuesto nuevas restricciones a más de tres millones de personas en Madrid para frenar el avance de la peor segunda ola de coronavirus de Europa.

Desde este fin de semana, los residentes de la capital española solo pueden abandonar sus casas para desplazamientos esenciales.

Bares y restaurantes no podrán dar servicio más allá de las 10:00 pm y solo se permiten reuniones de un máximo de seis personas.

Las medidas fueron demandadas por el Gobierno central español tras semanas de negociaciones y en medio de profundas diferencias de opinión con el Gobierno autonómico de la Comunidad de Madrid, la región que incluye la capital.

Las limitaciones fueron cuestionadas por las autoridades de Madrid, que intentaron bloquear su imposición a recurriendo a las cortes.

Desde Madrid se calcula queel nuevo paquete de medidas le costará a la capital 8.000 millones de euros (US$9.400 millones) si se mantienen durante un mes.

La evidencia de la segunda ola de infecciones por covid-19 que ahora sacude España puede verse en la entrada de la unidad de emergencias del hospital 12 de Octubre, uno de los más grandes de Madrid.

Cada hora llegan ambulancias con nuevos pacientes.

Algunos de los enfermos llegan en sillas de ruedas, otros ya vienen con oxígeno asistido. Los médicos les introducen en el hospital vistiendo un equipo de protección completo.

Las unidades de cuidados intensivos de muchos de los hospitales de Madrid ya están llenas, una vez más, de pacientes con covid-19. Una señal de alarma de la gravedad de la situación sanitaria que atraviesa España.

Para soportar el flujo de pacientes, los hospitales están usando las unidades reservadas para pacientes con quemaduras o en proceso de recuperación postquirúrgica, como ya sucedió durante el pico de la pandemia.

En el hospital de La Paz, otro de los más grandes de la ciudad, las 30 camas de pacientes críticos están ocupadas.

“Hay más pacientes de los que podemos atender en las unidades de cuidado intensivo”, dice Juan José Ríos, director médico de La Paz.

“Psicológicamente, es lo peor. Todo el personal aquí teme que el tsunami vuelva otra vez“.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *