¿Estamos solos en el universo?

Ciencia

¿Estamos solos en el universo? o quizás nunca lo sabremos. El principio de mediocridad, en astronomía, afirma que no existe nada intrínsecamente especial acerca de la Tierra

. Vivimos en un planeta rocoso normal que gira en torno a una estrella normal, localizado en una galaxia típica espiral.

El gran astrónomo y divulgador Carl Sagan, creador de la mítica serie Cosmos, usaba este principio para sugerir que si la vida se ha podido desarrollar en nuestro planeta, esta debía de ser común en el universo.

Kepler

Gracias al satélite Kepler hoy en día sabemos que, efectivamente, solo en nuestra galaxia existen miles de millones de planetas rocosos orbitando estrellas similares al Sol lo que, en principio, apoya este principio de mediocridad.

A Pesar de preguntarnos, si estamos solos en el universo o tenemos vecinos. Investigaciones argumentan que la aparición de la vida inteligente en la Tierra pudo depender de una serie de casualidades.

¿Estamos solos en el universo?

Nuestro Sistema Solar está formado por cuatro planetas interiores, todos ellos rocosos, y cuatro externos, bolas gigantes de gas rodeadas de anillos.

Sistemas planetarios

La mayor parte de los miles de sistemas planetarios observados hasta la fecha cuentan con planetas de tamaños similares entre ellos, con radios superiores al de la Tierra pero inferiores al de los gigantes gaseosos.

Solo un 10% de los sistemas planetarios observados hasta la fecha tienen planetas tan grandes como Júpiter y Saturno, y en menos de un 2% de los casos estos planetas se encuentran en órbitas estables alejadas de la estrella como en el nuestro.

¿Cree usted que realmente estamos solos en el universo?. Sin lugar a dudas. que así como se originó la vida en la tierra, talvez en algun lugar lejano del universo existan vidas humanas, que ahora mismo se esten haciendo esta misma pregunta.

No está claro cómo llegamos a tener planetas por un lado tan pequeños y por otro tan grandes, ni tampoco cómo el Sistema Solar llegó a expandirse tanto.

Una teoría, llamada la gran travesía, afirma que Júpiter, que fue el primer planeta gigante en formarse, comenzó a moverse hacia el Sol, tal y como ocurre en otros sistemas solares que tienen gigantes gaseosos en órbitas cercanas.

Saturno

Saturno, se formó un poco más lentamente, hizo lo propio un poquito después pero mucho más rápido que Júpiter. Se piensa que en ese momento la duración de la órbita de Saturno y la de Júpiter guardaban una relación sencilla de 2:3.

Esto significa que cada dos vueltas de Júpiter y tres de Saturno, los planetas estaban alineados. Cuando esto sucede, los planetas ejercen una fuerza gravitatoria entre ellos mayor, y dado que las órbitas están sincronizadas.

El proceso con los dos planetas gigantes hizo que su movimiento se revirtiera y comenzaran a alejarse del Sol, hasta alcanzar órbitas más lejanas que aquellas donde se formaron. Estas migraciones, obviamente, alteraron las órbitas de los planetas interiores hasta la actual configuración.

La migración quizás no solo afectó a los planetas. El viaje también puede explicar el origen del agua en la Tierra

La Tierra

.La Tierra se formó a partir de material cerca del Sol probablemente muy seco, la gravedad de los gigantes pudo haber desestabilizado las órbitas de asteroides y cometas más lejanos del Sistema Solar.

La desestabilización de sus órbitas hizo que una gran parte de ellos fuera dirigida hacia el interior del Sistema Solar, allí donde la Tierra estaba formándose, bombardeándola.

El hielo de estos objetos pudo derretirse en los océanos de la Tierra y permitirnos, a nosotros y a todo lo que vive en este planeta, permanecer con vida.

Por otro lado, nuestra Tierra tiene otra característica que la hace especial y es su compañera de baile, la Luna.

Nuestro satélite es excepcionalmente grande para el tamaño de la Tierra. Es el quinto en tamaño del Sistema Solar, comparable a lunas de Júpiter y Saturno, a pesar de que estos planetas son del orden de 10 veces mayores que la Tierra.

La Luna

La formación de la Luna se base en el choque violento de una joven Tierra con un planeta de tamaño similar al de Marte. Este choque habría producido un desprendimiento de material de nuestro planeta a partir del cual se formó nuestro satélite.

Es muy probable que este choque sea el responsable de la gran velocidad de rotación terrestre. Esta es importante porque reduce las variaciones de temperatura entre el día y la noche y hace viable la fotosíntesis, esencial para la vida en el planeta.

El choque con Theia

El impacto de Theia también pudo inclinar el eje de rotación terrestre, gracias al cual tenemos estaciones, a lo que se une que la misma presencia de la Luna hace que esta inclinación no varíe apenas a lo largo del tiempo.

Sin, es probable que se produjeran variaciones bruscas en la misma, dando lugar a cambios repentinos en el clima, tal como sucede en Marte, lo que podría haber acabado con la vida.

El choque con Theia pudo calentar la Tierra y prevenir una diferenciación de los elementos químicos, lo que no hubiera permitido a nuestro planeta tener un campo magnético que es, con mucho, el más potente entre los planetas rocosos del Sistema Solar.

El campo magnético de la Tierra crea un colchón efectivo contra las partículas cargadas de alta energía procedentes del viento solar, protegiendo la vida de los efectos dañinos de esta radiación..

¿Estamos solos en el universo?, de lo que si estamos seguros que nos acompañan millones de galaxias por todo el infinito universo, repletas de planetas y sistemas solares, que las ciencia desconoce por su complejidad.

Luego de leer este articulo, ¿piensa usted que estamos solos en el universo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *